Bosques y máquinas//

“Somewhere Nabokov is smiling, if you know what I mean"



Blog Day: que sean 8 bitácoras [ y no será suficiente ]
31.8.08 @ 9:54 p. m.

Siento que mi estómago se ha llenado de elefantes en miniatura que me molestan. Y quiero escribir aquí. Hubiera escrito una carta amorosa como una que hace tiempo al gran Nicho le gustó. O escribir sobre tinieblas, desplazamientos filo/meta-físicos [pero no, no serían metafísicos ], sobre lo que significa que las canciones que nos gustan armonizen entre sí. Pocas sensaciones más felices fluyen con tales encuentros.

Y lo que haré es sumarme al Blog day porque me provoca escribir sobre bitácoras.
Porque hay algunas tan sorprendentes que no queda más que hablar sobre ellas, por el placer que ello nos causa. Aunque no te dediques a leerlas con más detenimiento como te gustaría, pero apenas cuentas con tiempo, las buscas.
Lo que ocurre y que hace un tiempo me causaba cierta tristeza, [de veras que sí] era darme cuenta que no hay una reciprocidad: no te linkean aunque sabes que eres fan de sus blogs. Y optar por ignorarlos no me parecía ni me parece la mejor salida. Tal vez es una manera eficaz de asumir que algo sucede: lo que escribes no basta. Posiblemente nunca bastará, porque no compites con nadie. Ese no es el dilema. Te confrontas contigo mismo.

A veces te das cuenta que te linkean por cortesía. Así que decides no inquietarte por el enlace en sí, si no por lo que escribes - que defintivamente es lo que realmente importa- si te interesa bloguear no sólo para pasar el tiempo. Si tu bitácora pasa de ser un registro de anotaciones a algo más.

Film X es por ejemplo un blog amorfo, un depósito mutante, donde escribir es lo que más me place, como a ti que estás al otro lado leyendo este post.
Y stop. Sin quejas. Qué viva el Blog day. Niet sarcasmos. Este año me anima el Blog Day.


Paso a enfocarme en ocho blogs :

- Zona tomada: es una bitácora superequipada, versátil, con posts que su plana de bloguistas selecciona. Grupo que es análogo a los personajes que se desdoblan: Puck, Rabensteiner, Kullich y Kaminer que es igual a decir Hernán Anganuzzi.
Cada post de ZT nos deja con la sensación de querer leer más, así que uno toma la zona y sigue leyendo.

- Antaios: en black background, este blog que escribe Hamletmaschine discurre poderosamente en un railer de sueños y meditaciones extraños. Antológica bitácora.

- El ojo izquierdo de Danilo T. Brown: Blog del mismo autor de Edgar y Pauline. Mutaciones circunstanciales. Un ojo ubicuo, trashumante dicta a DTB, el personaje, situaciones, historias, impresiones.
Imposible olvidarlo.

- Inmanencia: bitácora que es un desafío para la inteligencia y una vía de constante aprendizaje. Por ella, abandoné ciertas prisiones y esquemas, residuos de dogmas.

- Austeriana: Novísimo blog, con apuntes sobre teatro y meditaciones diversas. Uno de los recientes posts te linkea hacia otra bitácora de Minificciones, en el que la autora publica un relato con un final extraordinario. Sí, es Austeriana.

- Bukonica, trepidante bitácora, plena de historias que parecen salir del monitor para salir por la puerta de tu casa contigo. Historias que después recordarás por asociación en cualquier momento. Por una canción, un poster, un concierto.

- .nothing Me acuerdo que cuando leí por primera vez las historias de tazerk me quedé atónita. Ese tono tan despreocupado y toda esa ironía siempre me ha seguido pareciendo una de las mejores tónicas por leer.

- Catatonia: Lo leí desde el primer posteo. Pasé por aquel post sobre los rituales del cague, por los encuentros de escritores en México, por sus posts de exuberante lujuria y de gourmet en familia. Entrañable bitácora.

- Prosa inofensiva Un blog lleno de posts plenos de una belleza ¿puedo decir filo/naif? niet, es mucho más. Soy fan de este blog. Su autora pasó una vez por aquí y comentó un post como una de esas chicas brillantes que ves hablando en alguna conferencia.
Ya, ríete Daniela. [ El comment sobre el Jocker me dejó meditabunda]
Estoy extrañando la actualización de PI.

Yeeeeh. Ocho bitácoras no son las únicas de las que podría escribir. Ha quedado por ejemplo una, [por señalar sólo una] sobre la que me explayaré luego: Te estoy pensando...te estoy recorriendo. Dejo en suspense los otros nombres de blogs. Recordaré que debo ese posteo. como aún debo el Cadáver exquisito que desarrollamos vía twitter, aunque haya sido publicado en dos blogs.
Blogs maravillosos que nos dicen que la Bloglósfera hace tiempo es un lugar para quedarse siguiendo sus rastros, como si se caminara sobre brasas sin que te quemaras.

Lo que no me nace es desear un feliz Blog day. Paso. Solamente sonrío y declaro que he disfrutado escribiendo este post, porque es como dar las gracias a los autores de estas bitácoras que tantos momentos únicos dan. Salut con una copa de vino y ¡albricias!.


Foto tomada de La ciudad en movimiento, otros de los blogs del autor de Bukonica.

Etiquetas: ,


Zig zag [ twitter ]
@ 3:16 p. m.

Aquí estoy, transgrediendo mi propia música.



Pensando otra vez en twitter, decía que inicialmente pensaba tuitear a solas. Para no ponerme topes. Para descontrolarme como me da la gana. Para escribir si quiero cientos de twits en una noche. O no.

Creo que cuando estás en un lugar y tienes que ponerte límites que en este caso te hacen sentir ajena a lo que eres, mejor te vas. Pero sé que al mismo tiempo no se trata de abrumar a nadie. Además que los juegos colectivos divierten mucho, mucho. O te aligeran y te lanzan a un territorio lúdico a plenitud.
¿Qué viene a ser afán de protagonismo en un espacio como twitter?
¿hay que educar a través de twitter?
¿hay que tuitear como si se te fuera el alma si no tuiteas? [¿filodramático?]

Recuerdo que a veces he tuiteado mucho como una forma de ejercitarme, previo posteo. Y cómo lo he disfrutado. La cuestión no es hablar de ti mismo en demasía, creo, aunque hay tuiteros que lo hacen magistralmente y uno lee esa tuietada tomando un matecito, sonriendo, diciéndose: esto me pasa a mí también o, yo pienso diferente, carijos. Y replicas, click. Cuántas memorables conversaciones han surgido en medio de los replies. O permaneces en el placer del atisbo. Observando.

Quienes deseen contar conmigo para seguir mis twitts, grax, grax y grax . Yo leo cada twitt lanzado [following/followers]: esta lectura me hace sentir como si hubiera escuchado una banda sonora hablada y no me la quiero perder por nada. Así que leo y leo y es como si viera el film del día, leyendo.

Etiquetas:


post-post [ escribiendo en días de playlists]
30.8.08 @ 2:21 p. m.

para juana, con quien escuché las primeras canciones esplendorosas en medio del caos


releí el breve post que ayer publiqué en la tarde. y me dije: oye tú, dedicarse a escuchar música es para los afortunados, o digamos, para los que tienen mucho tiempo, aunque puedes usar el mp3, el ipod y andar con tus audífonos por las calles, o en auto si tienes, con la diskettera siempre lista para escuchar lo que descubriste, lo que te recomendaron, etc. pero yo escribí como si todos estuviéramos llamados a ser melómanos. y como si nos quedara tirarnos de los cabellos si no escuchamos constantemente música.


hay días en que por ejemplo, apago la radio y la tele. eso es inusual, sí, pero sucede, sólo que la música está dentro del cuerpo como un órgano invisible, lo que hace que lo que decía gilles deleuze sea tan natural: un cuerpo sin órganos. la música está en tu cabeza o en tu pie, en tu sexo, en tu mano. así que supuestamente estás en silencio, pero tienes música dentro y los sonidos de la calle entran por tu ventana, el noise de los martilleos que retumba en el quinto piso, el ritmo de tu propio tipeo al escribir este post.

a veces las músicas se cruzan y asimilas que este corto circuito musical te indica algo, una señal, una pregunta, un problema, y en esa distorsión te repliegas como si estuvieras en un túnel. a mí me ha pasado en una especie de desasosiego tipo pulpo, con tentáculos por aquí y por allá y la cuestión va por desarrollar varias ocupaciones para no concentrarse demasiado en cómo esos jodidos tentáculos te quieren apretar tanto que te pueden dejar desfalleciente, al borde de una muerte de la que es muy difícil, resucitar.

no dirán que doy recetas en la nota coelhiana, por los que les contaré que hasta el momento el efecto de la música de un libro ha barrido con la angustia/monstruo. y ese tipo de libros, simplemente es excelso. no puede ser un libro bueno, sino tiene que ser supramusical. la música que sale de una novela, un libro de poemas, un libro de cuentos te arranca de aquella nada que te paraliza. o puede ser la música de una película, que sale de toda su trama, no su soundtrack que sí, también forma parte del film, sino lo esencial de la movie. en el caso de un film, ¿les ha ocurrido que a veces no recuerdan más que algo preciso, algo que identifica al film y lo define?. con un libro, te la pasaste varios días a menos que lo hayas leído en un día, y eso no te arrebata la sensación de haber convivido con gente, de ver lugares, de recorrerlos y de ponerte posiblemente de parte de un personaje, especialmente de uno a menos que seas un severo crítico literario que quiere tomar distancia a como dé lugar de lo que lee, pero si el libro es excelso lo envolverá sí o sí.

el primer libro que me envolvió de una manera terrible fue cantos de maldoror. lo recuerdo. sino fuera porque su música forma parte de mí, yo sería otra.

en estos días, fantasmas colman mis sueños. y ni cuando despierto me sorprende no tener miedo. intuyo que se irán sin música, como cuando el año pasado el terremoto terminó. a y yo corríamos y lo que sentí y no registré hasta ahora, es que por un momento no había ninguna música, ni la del horror, del miedo, ninguna.
¿habrá sido la nada que no tiene música? ¿acaso el verdadero infierno es la nada?
tan sólo se me ocurre pensar que si después de muerta, tengo un alma que vaga, querría que contuviera todas las músicas que fui. así no me perdería en la cruenta soledad.

Etiquetas: , ,


morphine o el órgano extensivo del cuerpo, yeeeaaah.
29.8.08 @ 5:21 p. m.

morphine: en el universo musical, es inaudito que no haya escuchado a esta banda. aunque hace tiempo escribí en el puerto sobre mi aprendizaje musical que estuvo algo limitado por los duros años en la ciudad militarizada, no salgo de mi asombro por mi ignorancia respecto a esta agrupación que junto a the chemical brothers y joy division, declaro que me llena de diversas sensaciones. lo más preciado es eso: diversificar y expandirse. morphine se introduce al cuerpo y te deja como un campo abierto de luz y oscuridad alternándose y nutriéndose: espacio del ser deseante.

aquí, morphine.

Etiquetas: , ,


Parque temático [ twitter]
@ 6:38 a. m.


Playlists: elementos del parque temático. Insomnio y música.

Twitter: otro espacio.

Mi primer twitter se quedó en el aire, después que opté por abrir otra cuenta. En esa decisión influyó la sugerencia de un tuitero con el que por esos avatares técnicos y por mi torpeza al momento de hacer los clicks, estaba bloqueado por mí. Realmente me parecía que si abría otro twitter podría comunicarme vía mails tw con otra gente, porque en mi primera cuenta no sé qué demonios sucedía que no operaban los mails. Eso se repetiría con la segunda cuenta, y ya no le di vueltas a las invitaciones vía twitter. Y ni comento otra vez, esos detalles de la sinuosidad tuitera. Fueron unos laberínticos tips, frustraciones ligeras con las que decidí no complicarme más.
Simplemente seguí y encontré en tw, un lugar para lanzar registros instantáneos. Compartir, expandirse, jugar, reflexionar.
Parque temático.

Al final, [finish en un espacio], he abierto otra cuenta porque no me siento cómoda tuiteando profusamente: creo que puedo saturar a gente que de pronto se encuentra con mis twitts uno tras otro llenando páginas. Aunque eso no era a diario, habían madrugadas en las que tuiteaba maratónicamente. Y en fin, consciente de que tampoco es para abrumarse, preferí eludir la posibilidad de que me perciban como alguien ávida de protagonismo. Podría decir que traaash, eso no importa. Y niet, sí importa, porque lo que quisiera se perciba claramente es que me interesa el happening tuitero. Me causa placer el juego de los twitts. Pero no es exclusivamente el hedonismo lo que me lleva a tuitear, como sé nos sucede a muchos que tuiteamos en la intención ludens. Lo lúdico no es únicamente lo divertido.
Uno se va de un lugar sin ruido y tampoco culpa a nadie de su partida, qué carajos, como en una escena de film alleniano. Ni siquiera una se culpa a sí misma. Niet culpa.
Aquí debería sonar el clarinete de Woody. O el sonido de un martillo, como el de aquellos que usan en las subastas.
Paradójicamente, después del silencio. Traaam.



Y en fin, lo reafirmo: en la expansión tw hay una variedad de tuiteros, que sigo, porque hablar sobretodo de "mis seguidores" me resulta unilateral. A mi vez soy una follower. Y lo disfruto.

Así que me fui a otro twitter y plaaf, a los dos días, me descubrieron. Así que hasta el momento tengo un follower del cual soy asimismo follower. Que te descubran en este cybermundo, cuando no has dejado señal alguna de tu nuevo destino, puede alegrarte o... desconcertarte. O la combinación de las dos situaciones aparece y uno se dice nuevamente que no hay que problematizarse, porque en estos casos lo importante es seguir tuiteando. Fluir.

En tw del que me retiré, no dejé link. Creo que quien llegue a Film X, se enterará dónde estoy, tan sólo asomando a los links. Es decir al fin quien quiera acercarse a mí, llegará vía este post. Esa posibilidad me trae algo rico: calidez.
Parque temático.

[Antes de escribir este post, escuchaba en loop a Cecil Taylor. Ahora es Ella Fitzgerald,quien me acompaña]



Tal vez se pregunten por qué le dedico un post a estos sucesos twitter. Ah, es que son significativos. Me importan. Y aquí escribo sobre todo lo que me interesa.
Después escribiré por ejemplo sobre Suicide Club, un film espeluznante o sobre mi amado Glenn Branca, y/o sobre la sucia política de los corrupters en mi país. Todo es posible al escribir, ustedes lo saben.

Hay un punto que estoy posteando después de haber publicado este post: señalar caminos ideales para estar en twitter implica cierta austeridad maníquea. twitter ha rebasado mediante los followers, lo básico: ahora vía twitter puedes en 140 caracteres acometer concentradas construcciones, imaginarios, preguntas, y una infinidad de expresiones. twitter muta y muta.

Punto. Ahora les dejo con la glamorosa Ella Fitzgerald que nos canta: Lullaby Of Birdland.
Y ¿se animan a formar parte de twitter? pregunto a los que claro, no tuitean. Si es así, cuenten conmigo. Desde esta ribera, ubicuamente, mientras silbo bajito se los digo. Chao a todos.


Ilustración tomada de Google.

Etiquetas: , , , , ,


Si vas a rockear [¿cómo dices? ]
27.8.08 @ 4:26 a. m.


@urbanitas: los urbanitas caminan paranoides, creen que serán plagiados por un comando criminal de élite
@Hamletmaschine: @urbanitas Da para un grafitti sobre una puerta neumática: "Aquí inicia tu olvido".
Diálogo twitter.

CARTEL EN LA PUERTA BLINDADA: SE RIFA BOLETO PARA IR A SAN FRANCISCO. SÍRVASE PASAR.

Todo estaba alterado. No sé qué hacer, pensé. Tenía calabazas en el estómago o qué decirte, me había tomado tres vasos de pisco sour y la demencia se me colaba por las sienes. Llevaba un brassiere sexy que me salvaba de caer en el vacío. Tú sabes, hay cosas que llevo como órganos extensivos de mi cuerpo.
Parada frente a ese aviso, me acordé de un cuento de Bolaño sobre el recorrido de B y su padre por bares extraños y aluciné que si cruzaba el umbral de aquella puerta, encontraría fantasmas al filo de la noche y que Jeanette limpiaría ese lugar cantando ¿por qué te vas?. Tú entiendes. Jeanette es el alterego musical de Ana, en Cría cuervos. Jeanette te desafía y luego te acaricia. No sé por qué explico algo que supiste desde que viste esa pela, en el verano del 99. Desvarío un poco, lo sé.

La paranoia me atrajo hacia tu calle en medio del calor nocturno, sin tarjeta de crédito, sola con el mp4, con pinta de tipa ida por la maraña de la ciudad, y con el bolso lleno de boletos del subway, stickers sueltos y algún apunte raro sobre ti.

Nada especial sucede. Me siento al pie de tu puerta y saco del bolso esa foto que me enviaste en diciembre pasado. Ruleas my dear.
Y sigo aquí con el aroma de los azares que abundan en el jardín que pronto no será tuyo. Van a vender tu casa. Mierda, todo se vende. Menos nosotros, o quién sabe nuestra pureza es fácil de ostentar, no tenemos por qué vendernos, ni por un plato de lentejas. No estamos en las últimas. Quisiera decir como los chicos de Of Montreal, que el pasado es un grotesco animal, pero mentiría como una mala puta. El pasado fue nuestra movie. Protagonistas de una ciudad llena de pólvora. Bah, tanto glamour espacial en nosotros y la ciudad en guerra. No quiero reír o sino me reiré demasiado y podría llorar como una niñita salpicada de algo que no es nostalgia y sí lluvia de flashbacks superpuestos. Zuuum, estamos tan desolados y alegres, intermitentemente.

Verte, dorado tú, con esos pantalones de cuero allí en el escenario, rockeando. Niños de mi alma, gritaba, no quiero saber nada de fascinaciones. Grunge la caída, con algún rasguño y nada más. Me escabullía entre los geeks que pululaban en la asonada del concierto, con aires de masters que reparten sonrisas. Chao Calix, chao Tamira. Me gustan sus historias, pero basta, no más.

No soy fan de nadie, pienso mientras la imagen de la puerta blindada oscila en mi cabeza. Tampoco soy una espuria.
Creo que después de tantos recuerdos, veré esa pela porno. Fuera exquisiteces de niña trasnochada.
De vez en cuando no cae mal ver algo que quizás no sea tan aburrido.

Más tarde atravesaré esa puerta, antes que se acabe el plazo para la rifa. No te inquietes. Miss Kittin me pone lúcida en los momentos más inesperados. Ella y tu foto, claro.


Fin del primer episodio.



Imagen tomada de Google.

Etiquetas: , ,


Después de los códigos, Dark Night
22.8.08 @ 3:36 a. m.

Hamletmaschine, en un comment me decía algo sobre la no visibilidad normal de este spacio. Como suelo distraerme, en vez de revisar el template, seguí escribiendo como si nada lo alterara y hace poco reparé que el favicón no se veía en el navegador. Así que lo cambié y me parece que todo funciona como debía.
¿Les ha ocurrido que siguen moviéndose como si nada mientras alrededor todo se derrumba? Bien, no hago precisamente una analogía, pero me refiero a cómo podemos distraernos, hasta qué punto. Por mi parte creo que me ha servido como llamada de atención. Es preferible estar alerta sin llegar a esa paranoia de los que ven peligro, desestabilización por todas partes.
¿Equilibrio?
Las viejas palabras.

Pienso en Heráclito tan lejos de Nietzsche. Y en Gilles Deleuze dejando atrás lo que el autor de Así hablaba Zaratustra, azuzaba. Ahora que las citas están de moda en los films como en Dark Night donde el Jocker, por ejemplo dice: "Lo que no te mata, te hace fuerte", la filosofía deviene en poderoso acicate.

Si he de pensar en esta movie, lo que me deja pasmada es que se diga que Batman no se libra del ansia del poder. Porque precisamente Batman reniega del poder, radicalmente. Se inmola simbólicamente negándose a revelar a la ciudad gótica, que el supuesto héroe no era más que un enajenado, quien antes fuera un arquetipo del ciudadano corajudo, el individuo con honor. Batman se expone a la persecución, a representar al marginal culpable. A despojarse de su calidad de emblemático héroe ante Ciudad gótica.


Lo que pasa con Batman, ¿o me dirán que estoy diciendo sandeces? es que ante nosotros no sólo es Batman, sino es también el ultramillonario, el mismo que llega a una fiesta, en medio de esplendorosas muchachas. Esa doble vida de Batman, es la que el espectador de la película observa y le quita la idea sólida de un héroe total. Pero recordar que Batman tiene una historia marcada por la muerte de sus padres y un deseo de la venganza revertido en deseo de justicia, lo acerca a nosotros. Ese plus trágico le da otra dimensión. El hombre murciélago no ha tenido una vida fácil. Lo sabemos.


Batman es un esquizo irredento y el Jocker es un anarca desquiciado. Si Batman hubiera sido mujer, sería una superheroína interesantísima. Chocando con Jocker. ¿Imaginan una Superheroína que en la vida de ciudadana normal fuera multimillonaria? Me inclino a verla como un ser deseante espléndido. Muy lúdico. Aunque se nublara también por momentos.
No se me ocurre verla atormentada, aunque tuviera la misma historia de Batman.

Pero no, el mundo de los superhéroes es fundamentalmente masculino. Sólo que en Dark Night, la fragilidad y la rabia que muestra Batman lo aproxima nosotros. Su humana condición. Luego la parafernalia del film, la bruma , la ciudad, los protagonistas, el terrible Jocker, todo forma un compacto bloque, una historia de poder y contrapoder.

¿Equilibrio?

No lo hay. Hay una especie de péndulo. ¿Lo han visto? Nosotros mismos somos como péndulos muchas veces. Seres deseantes. Como péndulos, como niños, como buscadores de algo inasible.

Corte del tiempo.

Sería tan grato comer un helado ahora con Luc.
Pensar en helados cuando tienes frío, el delicioso contraste con la realidad.
El invierno nos golpea cuando es demasiado húmedo. A la vez se siente algo fresco que traspasa la epidermis. Ambivalencia.

Ayer tuiteé un rato en mensajes. Ayer fue un buen día de twits. Llegó Danilo. Twitter y sus rutas.
La imagen de una ruleta rusa. Partys. Pastillas de menta y camisetas rojas. Los besos. El viejo Emile. Libros. New Young Pony. Feist. Otra vez twitter. Blogs.
Recordar nuevamente aquella Oda a twitter. Dibujar torpemente la cara de A. Pensar en Zöe Lung. Té caliente con miel de abejas. Preparar lo que llevaré más tarde a mi caminata. Otra vez viajar en bus mientras llueve. Salir. Mirar e imaginar. Otra vez y otra vez.

Etiquetas: , , ,


¿Eres escritora? ¿publicaste una novela? ¿te premiaron?
21.8.08 @ 4:49 p. m.

Digamos que me formulan con seriedad, con una expresión que podría pasar por estoica, esas preguntas. Pero nada que ver con el estoicismo y sí, mucho con la seriedad.

Fugaz vida, lo que quiero es sentirte como un viaje constante.

Ah, y como decía, sigo: miraría a los ojos a mi interrogador/A y contestaría:

Soy una fanzinera que ahora escribe en un blog. Los fanzineros escriben. No sé si no ser "una escritora" que no ha publicado un libro, me coloca en una infra-categoría, para ti. Lo que pasa es que no creo en las categorías. Escribes bien o no y punto. Escribes excelentemente, o no, sería en realidad, el dilema.

Y al instante me iría a escuchar a The Chemical Brothers. Y en este caso, no me importaría dejar con la palabra en la boca a mi interlocutor/a.

Ave vida mía. Mundo. Planeta Tierra. Traaashhh.

Etiquetas:


Si alguna vez...
@ 4:23 p. m.

Anotación:

Si alguna vez yo fuera una escritora "reconocida" no querría por nada del mundo, considerarme "especial". Ea, esa que dice "soy especial, si quieres dirigirte a mí o tener un poco de mi atención, salúdame primero" o "Yo sólo hablo con mis semejantes".

Creo que eso tiene que ver con un acartonamiento, una idea decimonónica del escritor aunque al que la tenga, le guste lo posmoderno, por ejemplo.
Bah.

Etiquetas:


desnudo comic
@ 1:05 a. m.


soy un anime en tu alucine nocturno/ mirando el abismo que saltas al pasar el subway/ lejos del panóptico/ cerca de los fantasmas/ black roadside/ durazno en tu boca de monstruo/ un sueño de niebla y autos abandonados en las autopistas/ soy tu sexo despierto mientras tu sombra te devora/ soy tu odio tatuado en mi nuca/ tu vigía del deseo/ soy



imagen tomada de google



Etiquetas:


Elogio de lo bárbaro
20.8.08 @ 11:45 p. m.

Ayer. Iba a apagar el televisor que suele acompañarme con el idioma inglés que pasan vía cable, cuando plaaaf, me detuve. Empezaba un film y los créditos iniciales me invitaron a ver qué seguía. Eran más de las 3 de la mañana. Me revolví en la cama, sin sueño.
Ah, Thana/ Zöe Lund.
Cruenta por la inocencia atacada.

Una muchacha enloquece y sale a las calles fulgurante como para que nadie. absolutamente nadie se resista a su atracción. Lo más bizarro es que era muda. No estoy segura si todos los sordos, necesariamente deben ser mudos, pero el caso es que ella entendía lo que decía la gente. Ese detalle, ahora lo pienso, es relevante. Parecía en efecto, no escuchar nada, vivir como en un mundo sostenido por imágenes y olores.

Ms .45, de Abel Ferrara es una pela violenta, hermosa en el tratamiento de sus escenas, con un humor que algunos llamarían freak. Encontré a ese humor, bestial, como se dice en la jerga que te indica algo potente.
O bárbaro.




Si me preguntaran qué actriz me parece la más radiante en su totalidad, contestaría sin dudar que Zöe Lund, quien escribía guiones, experimentaba la vida a tope, se cuestionaba en el rol de top model y en fin, era una de esas raras beldades que van contraviento y marea contradiciendo lo que el establishment pretende imponer: Rutas unidireccionales.

Volviendo al film. Coloca al espectador inclinado a seguir a Thana -Zöe Lund- y a no condenarla aunque mate a cualquier hombre que se le cruze en el camino. Thana no calcula matar por una perversidad a priori.
Un día, con la pistola de su violador, mata a un hombre cualquiera, uno de esos piropeadores que viven en las esquinas y allí comienza su killer ruta.

La calidad gore en este film es de una limpieza elogiable. Hay un glamour con humor de crímenes que culminan con un final antológico. Abel Ferrara está ahora al lado de Takeshi Kitano, con un solo film, en mis preferencias personales. ¿Irracional, yo?. Y como los chicos que están en cole, digo: y qué.
Admito que me decanto por realizadores, que con una película te demuestran un gran talento. ms .45 contiene eso y más.

El stand de los hermanos G , espero me consiga esta movie que no he visto en sus catálogos. O si no removeré todos los stands de pelas de culto, porque ms .45 con ese ángel de las calles que era Thana/Zöe Lund me recuerda a Valerie Solanas, retorcidamente a las muchachas desatinadas, a las black panters y a esas irreverentes chicas capaces de disfrazarse de monjas y de disparar a un asesino.

Deluxe, eh.


Etiquetas: , ,


¿Ah sí...?
@ 5:55 p. m.


Porque tenía dos canicas en la mano derecha y en la izquierda tu robot, escribí.



-Yo sería el conejo, mami. El conejo que a donde vaya, le dicen hola y le dan juguetes y galletas de coco.

- ¿Ah, sí? justamente galletas de coco y a mí me gustaría ser

- ¡La niña, claro!

- Estás bastante perceptivo querido. ¿Entramos al cuadro?

- Yo estoy con un pie dentro mami, ¡dame la mano!. ¡Me han salido las orejas!.

Dram dram. ¡TRAAASH!



Imagen tomada de Google.



Etiquetas: , ,


Stráctica
@ 4:04 p. m.

Recurriré a la química. No he salido porque me volvió la fiebre y lo que hice fue en primer lugar limpiar mayólicas y dejar a la compu impecable con una crema special. Revisé los esquemas y sinopsis que no me gustan pero que abordo por trabajo, y de pronto le encuentro el gusto por detalles como el del leader de un profesor de bibliografía. Nada aburrido.

Pero no he podido ni salir a reclamar telefónicamente por el celu. Creo que otra vez caminaré enchalinada a encontrarme con mis semejantes en la calle, carraspeando y con los ojos rojos. Algo común en la ciudad en este superhúmedo mes.

Por ratos ponía canciones, oteaba twitter, tomaba el té de wawasana, cocinaba y heme aquí sin letargo, con el cuerpo en fast posición, lista para salir pero aún con una ligera fiebre. Así que escribir es mi cura en todo sentido siempre, como también puede ser un desangramiento, una punzada en loop a mi zona emocional. Y pasa. Escribir tiene más poder sobre mí que el mal físico, que la neumonía, el dolor, o algo destructivo.


*

Este tema de Ministry me acompañaba mientras escribía lo que viene.







Stráctica

Estoy desconectada según tu canon biomecánico. Mi corazón es un pedazo de platino con señales ocultas. Soy una cyborg oculta y conozco tu maldad. Lo de siempre, eres un crápula más en la ciudad bulliciosa.
Te voy a matar saqueador de cyborgs insumisos.

Hay cierta paz que cuida la música de los ascensores, de los megamarkets y los arsenales de guerra. Yo estoy a la ribera de tus crímenes.

Hoy me hubieras visto con las manos húmedas sosteniendo al bebé de una mujer aterrorizada. Llegaban tus soldados y antes que nos desaparecieran, salimos como magos de aquel tugurio, desnudos, con apenas unas frazadas y las computers intactas.

El bebé fue bautizado en medio de la fuga: se llama Alvar como el héroe que amaba el tatarabuelo del mío. No pongas cualquier nombre a quien amas, me dijo mi madre cárnica una mañana frente al mar. Tengo recuerdos, mercernario. Alguna vez fui una niña de verdad y tú nunca lograste quitarme mi infancia. Te engañé buitre, y estoy aquí, lejos de tu vileza.

Y soy cruel para los de tu raza, nunca lo olvides. No me persigas más.




Invierno de ciudad post-nuclear. Cielo rojo. Estamos al fin solos, stráctica.
Escucho la respiración del bebé y el olor de su cuerpo me hace cantar mientras amanece.



Imagen tomada de Google.



Etiquetas: , ,


Esos gestos [ que te hacen querer a alguien ]
@ 2:41 a. m.


Cantar puede ser un gesto. Leonard Cohen canta más ronco que antes y se le oye más conmovedor. En un registro algo retorcido, como en un poema agridulce.

LC e Inspector Morse.

La dupla.
Morse & Lewis.

Son tan grandes algunos actores que en sí toda sus actuaciones son un gran registro de gestos. Se tornan entrañables.
El sargento Lewis, dolido porque se da cuenta que esa viuda rubia que su jefe amaba desde que era un universitario en Oxford, era la asesina. Pero, estrictamente no lo era. La trama se debate en un caso de venganza. Susan es la esposa de un Profesor que estaba desahuciado, inválido por una enfermedad mortal. Susan y su esposo se apoyan y planean una venganza que implica una muerte. Muerte que cumplirá dos objetivos : una venganza y el cese del estado de deterioro físico del enfermo.

Lo que me impactó en el episodio que hoy vi - o volví a ver- fue la actitud del sargento Lewis, en quien no me había detenido para apreciar, como el componente de la dupla Morse& Lewis, en las investigaciones que acomete Morse, ese coloso escéptico, tan atípico para ser un star de las series televisivas. Lewis hasta el final se reserva el cassette develador y lo lanza a uno de los hermosos lagos de Oxford para asegurarse que Morse jamás conocerá una verdad que destruiría cierta belleza dentro de su glam amor, como en una canción de Leonard Cohen, sin duda.

Estoy recordando que mi padre tenía gestos como ese en una variante: me cuidaba desde sus ojos bondadosos y algo nublados hacia el fin de sus días. Estoy imaginando cómo le hubiera gustado cantar alguna canción de LC. Creo que de una u otra forma tenía de sus canciones, en su manera de ser.

Ahora que veo el juguete de cuerda que compré en esa feria popular donde encuentras cosas que existían antes que nacieras, sigo escuchando a LC y acaricio la canica verde, la más grande de las que guardo en mi escritorio.

Mañana llevaré esa galletas de coco que tanto le gustan, a A. Viaje largo atravesando la ciudad con Leonard Cohen en el mp4 y el superbolso. No sé cómo contener en mí, por estos días la sensación de que lo que te duele, ni por asomo se cruza con esa guerras que al otro lado del mundo suceden.
Georgia.
Pero cómo extraño a mi niño.
Autonomía. Él desarrolla su propia maquínica, su propio soundtrack.
Ácido & dulxe.



*


El cuerpo, otra vez el cuerpo vibra. Y no hay que llorar mucho. Mejor, sacarse la filosa tristeza, sonriendo cuando LC canta, porque existes y todo lo que percibes, llueve en la mente y traaash, los roadsides surgen. Always, dixit el cuerpo.

Necesito cómplices.
La ciudad, films, playlists, más libros. Ser deseante.



Etiquetas: , , , , ,


Olvidos [ el CE, las galletas de coco, esa calle... ] y una Oda
15.8.08 @ 7:59 p. m.

Debí publicar hace semanas el CE [cadáver exquisito] que hicimos un colectivo twittero y que duró unos días. Lo que está sucediendo en esta ola twittera, es puro divertimento en el que la reflexión se parece a un carrusel que se detiene para seguir girando. Espontáneamente tuiteamos sobre lo que nos place, por ejemplo sobre la destrucción del mundo, una fiesta en la terraza/azotea de una mansión con piscina y cielo constelado o como hoy acerca del acto de tuitear, al cual Rafa Saavedra le llama Oda. Cante usted su Oda a los pepinillos o póngase en perspectiva y tuitee sobre los besos, o sobre la inflación y el terror, ¿por qué no?.

Nos divertimos. Pensamos, bailamos, nos serenamos y seguimos en twitter. Mientras que yo olvido algunas tareas como en actos fallidos y ahora lo escribo aquí.

Tengo que publicar el CE, vía reiben y Hamletmaschine, tengo que comprar paquetes de galletas de coco para A, anotar el nombre de aquella calle y de la otra y la otra. Decirle a F que hay un Seminario sobre Cine proyectado a la experiencia mística, sin Tarantino, supongo.

La chica risueña y su moleskine me ayudarían a organizarme en algunos eventos, lo sé. Y la Austeriana me daría una mano para recordar los nombres de aquellos subways que extraño. En fin, no estoy como los pobladores de Macondo en Cien años de Soledad, que le ponían papelitos con sus nombres a las cosas para recordar cómo se llamaban, pero vamos, necesito alguna pequeñita ayuda para mi desordenado orden.

Escribo este post para no olvidar que si reincido en olvidar esos detalles y otros, me convertiré en una mujer de sal. Es un decir, pero vale.

Etiquetas: , , , , , ,


más allá del río missisippi
12.8.08 @ 5:17 a. m.









¿ves a los ghosts boys en aquella vieja factoría?

él tenía 18 años cuando un sicópata le cruzó una lanza oxidada por la espalda. su hermana, la chica que apenas ves asomando por la ventana, fue la miss primavera de las olimpiadas escolares del 99 cuando tú eras virgen y estabas enamorada de morrisey. se llamaba isolda y no me preguntes más sobre ella porque lo que le sucedió todos por aquí lo saben. perros de ciudad más perros que nadie.

no me digas que debo habituarme a no llamar ghost a nadie. me olvido de este tiempo sin nada más que el sonido incesante de nuestras cabezas flotando más allá del río missisippi, lejos de nuestros cuerpos sin cajetilla de cigarros ni para oler. sólo nos reconocemos por esas canciones que nunca mueren, petisa de la quinta calle ¿lo ves?.

nos miran. quizás no estamos tan solos y este polvo que cae de nuestros ojos se mezcle con ese otro polvo de todo lo que nos hizo, alguna vez felices. bah, no somos nada pero aunque estemos muertos, queremos soñar.




foto: tomada de aquí

Etiquetas: , ,


No, sí, era Mao
11.8.08 @ 6:52 p. m.

La cara de Mao con rouge, china chola, no sé si es inspiradora o acosadora. Me levanté con ella en la cabeza y me reí. Pienso en ella y me dan ganas de escribir, de armar un puzzle olvidado por allí entre cajones refundidos en una esquina. Necesisto comprar cajas de ternopol y ponerlas en mis repisas nuevas, que me gustan por lo rústicas que se ven. Mi espacio es como un atelier sin pintor.
Escucho vía last.fm a Leusemia. Si no fuera por eso Daniel F estaría entre cassettes reunidas en las pequeñas cajas de North Star como cosas fetiches en el olvido.
Pero qué desconcierto, last.fm pasa luego a una banda que debe ser alemana y suena a rap con riffs post-rockers. Algo extraño que no sé si a ustedes les gustaría. A mí, no me llama para ponerla en favoritos. Después vienen canciones que parecen cantadas por adolescentes con ropas de marineros de los setenta, listos para las tomas de un film que trata sobre amores en un yate rumbo a París. Todo se ve tan despreocupado y light que aburre. Pero tampoco hay ganas de ver una película gore. Ahora no. Ni una de
Hitchcock o Chabrol. Tal vez una de Takeshi Kitano. Otra vez Zatoichi, creo que sí.

Mao con rouge: No, es la china chola mirándome desde un más allá con escenografía de Joseph Beuys.
The Flaming Lips
suena y hay banderas negras en una calle de París. Camino entre los chicos del film light y al girar para no verlos, Mao está mirándome, pero me dice que es la china chola y sé que en el fondo teme que le hable de la
Masacre de Tian'anmen. Porque no me engaña, es Mao y sabe que todos sus sueños sobre la Gran China se fueron por esos túneles del tiempo entre volantes sucios por las cagadas de las palomas parisinas, entre etiquetas y electrodomésticos desfenestrados por las familias con la llegada del booom pre-robótico. Historia, colapso, y al final máquinas en las ciudades superpobladas del mundo, piensa Mao quien no me quiere hablar ahora de Tian'anmen, pero sí de los poetas chinos, de los niños con pañoletas rojas recibiéndolo en el Aeropuerto, lejos de París y sus malos olores, su Torre de Eiffel, con Vive la Fête en un megaconcierto y de todo ese charm de los franceses con sus ggg musicales, algo roncos, y del Río Sena con los huesos de Jim Morrison que algún demente fan robó en una noche vampiresca. Y no sé si te hubieras llevado bien con Gilles Deleuze, al que me gusta imaginar corriendo hacia el Louvre con zapatillas azules y audífonos en las orejas. Qué conversaciones hubiera tenido contigo. Acaso te hubiera preguntado si viste El último Emperador, de Bertolucci, para llegar de pronto a los chicos de Tian'anmen.
Mao, ¿sabes?, a mis 17 soñaba con ir a París. Una vez leí un poema violento sobre ese deseo en los años que caminabas por Lima y al voltear una esquina te encontrabas con cuerpos aún calientes y sin vida en el pavimento. París y esos muertos en mi mente por siempre. Y tu imagen en banderolas ocultas por la ciudad. ¡Liberatión!, gritaban en francés en mayo del parisino 68 y en los 90's en Lima tu cara estaba en tatuajes cerebrales.

Mao ¿a dónde te fuiste?




*


Pompas de jabón en el juguete del niño que pasa. Eso y el olor a chocolate aquí. No tengo más.



*


Aún ando sin celular. A fin de semana querría comprarme una cámara para fotografiar la ciudad porque camino mucho cuando salgo y a veces veo a gente como Mao sin rouge, con los ojos achinados, llevando de la mano a sus hijos, veo chicos universitarios, no como los de Tian'anmen, si no esos muchachos que hablan de mastercards y noches de fiesta, y de los exámenes que vienen. A veces veo una chica con los ojos perdidos en algo que logro conocer un poco por la manera en que mira, por sus dedos delgados y el cabello que le cubre el perfil, y por el movimento de sus pestañas que se humedecen ligeramente. A ella ya la fotografié en el flash sin límites, como en esos registros de días ubicuos, cuando estás aquí pero también estás allá, entre sonidos de la licuadora, gritos del niño que pasa con su triciclo al frente, mientras limpio las mayólicas celestes y cae el agua de la ducha. Sería una novel fotógrafa colocando más fotos en mi hasta ahora exiguo Flirck, con una cámara digital en estas caminatas y Vive La Fête sonando justamente cuando recuerdo la maravillosa sombrilla de Queque, a la que ves cual si estuviera hecha de cielo negro plateado. Y tal vez Mao con rouge se reiría conmigo al hacer click a los surtidores que en las noches de Lima brillan en el Parque de la Exposición. Ven ¿cómo me deslizo con mi patineta de la alucinación? Traaaash. La china chola se está burlando de mí.

Etiquetas: , , , , , ,


Confesiones en fichas [ con Mao al lado ]
@ 5:41 a. m.

Van a ser las 5 a.m y voy a lavar dos melocotones para comerlos. Me doy cuenta que debo cerrar la ventana del baño, y me levanto de una vez.
Miro el afiche de Pandillas de Nueva York que compré al muchacho que me daba los dvd's para que luego los pague. Recuerdo ese gesto, sonrío, le saco la pelusa restante al melocotón y le doy vuelta a lo que tuiteé esta noche sobre el sentimentalismo. No había con quien conversar a estas horas y me disculpé por la marathónica tuiteada. Cuando vean mis twits, los pasarán rápidamente y probablemente alguien note que me daban unas ganas de hablar y preguntar, como si escuchando una opinión, me estuviera liberando.
Como ayer fue el cumpleaños de Juana, que está en donde cae y cae la nieve todo el año, le dediqué mis pensamientos y la vi tan risueña como lo es, con sus manos pequeñas y sus hoyitos en la cara.
Lo que me atormentó de una manera cómica si veo sin atenuantes mi filopatetismo, fue disparar contra el sentimentalismo. Le disparé estas ganas de salir de lo que aún me sujeta y que no me hace sentir bien conmigo misma. Pero exageré. Fue como negar que tengo un chip interiorizado que me avisa cuando debo detenerme para no ser insoportable.

Lo que quiero contar mientras los ojos se me agrandan mirando los de las tres caras en el poster de cine, es eso: cómo veo las cosas que me dicen diferentes mensajes. Es como lo que nos pasa cuando nos enamoramos porque sí y por lo que Freud decía sobre el subconsciente y que ni Lacan lo negaría. Dixit mi subterráneo anhelo por las cosas iluminadas en sí mismas o porque uno las ilumina al contemplarlas y meditar sobre ellas.

En estos días entré a bibliotecas, librerías, extrañé los subways, dibujé carruseles por el puro gusto de alucinar que D apreciaría mis toscos bocetos y estuve en esta Muestra. Contesté algunas preguntas del cuestionario de Gilda Mantilla. Me la pasé cerca de dos horas y media ante los cuadros, las instalaciones y el video de la mujer que está en un pueblo lejano de Usa y habla consigo misma. El pelo castaño claro le caía a la cara, ella se lo acomodaba, hablaba, en un momento lloró y se cubrió el rostro. Su voz sonaba melodiosa, y a la vez resentida, con ganas de destrozar lo que la rodeaba, pero ella se quedaba sentada en el piso y decía: tal vez no soy una buena madre, tal vez no soy una buena esposa.

Después de la muerte, creo que hay agujeros negros eternos, escribí con plumones, en la ficha de cartulina con el lila y trazé unas curvas con el amarillo. Cinta masketing y listo. Otra ficha entre las que llenaban esa pared destinada para dejar una bio en unos minutos como si hubiéramos respondido un casting existencial. Fue catártico. ¿Se imaginan? Volteaba hacia la derecha y miraba la cara de Mao Tse tung, travestido con rouge en la boca, rojo rojo.

Vi los videos clips de la escena rockera. Lima y sus Bandas. Cierto es que hay una efervescencia creciente. Ahora hay muchos grupos que tienen una gran calidad musical. Es una movida que opera tan al ras de todo lo que late en la ciudad, con una versatilidad con la que te topas y te preguntas ¿es posible que haya tanta creatividad y que muchos chicos la desconozcan?.

Me llevé dos papeles volantes que estaban entre cientos alrededor de una instalación que tenía en el techo especies de pequeñas máquinas colgantes con hilos de nylon. Era como una cabeza de coco con astillas de madera. Una cabeza de viejo Inca o eso me pareció. La sugestión con dato visual. Historia plástica.

Un día antes había visto unos cortos peruanos. Me gustaría hablar sobre ellos, pero hay una nube en mis ojos. Aún no tengo sueño pero sí apetito. Y sólo hay galletas de soda. Tengo que dormir para no sentir cruch cruch en el estómago. Más tarde estaré a años luz cuando viaje en el bus leyendo cuentos de Asimov.
Ojalá sueñe con esas mariposas de Iguazú que Luc me describía hace tiempo en uno de sus más hermoso mails. Jay jay, chao, como en la canción digo y termino mi té.

Etiquetas:


Devotage IV
7.8.08 @ 2:36 a. m.




Me escurro por los intersticios de una imagen. Mi cuerpo es un cuerpo que no extraña a otro cuerpo. La imagen es una respuesta. No sé exactamente qué decir cuando la música está en mi cuerpo. Me transfiguro. La ciudad y sus reductos, su transpiración, los bares, sus esquinas, sus cines, la hierba de sus parques, sus niños vagabundos, sus perdidas criaturas. Todo cabe en el cuerpo.

Yo me voy a quedar sola. Lo sé. Yo me voy a quedar con mi cuerpo, con la ciudad y sus ojos en mi sexo. Con su música en mi música. No voy a ser de nadie como la ciudad que en su eclosión no es de nadie aunque sea de todos.

Soy como ese instrumento que inventó Glenn Branca, una guitarra de tres puentes, un 3er bridge. Un cuerpo musical, con marcas indelebles, una dislocación de las voces de la ciudad. Y me alimento de objetos, de sonidos, del aire. Té, pan caliente, manzanas. Este cuerpo desnudo fotografiado por un niño recibe el smog que entra por la ventana y ríe.

Mi confort es tener mi propio espacio. Una historia. Una madre que es la ciudad revoltosa, con sus megacentros, sus barrios oscuros, sus rockolas en cafés retronaif, sus putas aventureras, sus chicos turbulentos. Cuerpo de ciudad rasgada como esa pintura de Klee en la que todo es anaranjado, pero no, no es anaranjado. Al final es un enigma pintado de un encendido naranja y el Angelus Novus de la Historia rockea en el color de esta ciudad que nos muta y aligera.

¿Has visto cómo desde la ciudad que uno habita, mirar el mundo es como bailar?
El cuerpo mira, el cuerpo baila. El cuerpo estalla.

Etiquetas: , ,


Tomates revueltos
3.8.08 @ 9:35 p. m.

Vi al tipo de los pastelillos de queso, venir hacia mí con gesto desconcertante. Tendrían que verlo, él es un muchachote en la nota fisicoculturista. Con esos horribles músculos en su cuerpo, me parece el Allien humanizado que arroja lava en vez de saliva. Tal vez le gusto porque le atrae la idea del dominio total. Digamos, que con un solo abrazo, me rompería. ¿O se burla de mí? Sí, eso es lógico, pero con los gustos nunca se sabe. Hay, digamos, muchos que son tan, tan bizarros que te asombrarías, te lo juro.
Viene el tipo y trae tomates rojos rojos en sus manotas. No sé. yo no debería estar escribiendo aquí. Yo debería huir porque el tipo me guiña el ojo derecho y me dice piropos tontos. Como que soy su finita mujer. Pero yo no soy su mujer, ni siquiera quiero serlo en sus sueños. Y es imposible quitárselos. Los sueños son los reductos donde puedes poseer al que te gusta. Allí materializas tu utopía amorosa.
Pero por todos los deuxes de los mitología y del ensueño dadá, no quiero que me toque ni un cabello el tipo, el de los tomates revueltos que allí vieeeene. ¡Nooooo!


[Este relato continuará
o quién sabe, si no estoy ...., no sé.
Ya, lo escribí porque tuve un día del des-ma-dre.]

Etiquetas: , , ,



◄ Older & Newer►

contents © http://postdrunk.blogspot.com 2011


entries others