Bosques y máquinas//

“Somewhere Nabokov is smiling, if you know what I mean"



no cábalas
29.12.07 @ 6:49 p. m.

- lo de la reverberación ni te la creas.

- ah, hace rato que me di cuenta que
este post culmina con palabras pesadas, bonitas, pesadas, no sé.

- como la vida, dear, con putas hermosas que son horribles en realidad.

- lo que quiero es bailar frenéticamente y ver carrouseles como antes.

- como antes ¿qué?.

- como mi etapa naif, cuando desconocía los agujeros negros, era algo tonta, me ponía mallas
rosa, fumaba calmet y amaba a don gato y su pandilla.

- ah, bueno, yo sigo queriendo a ese terrible gatito.

- pensaba en dinero, en lo que podría hacer con un millón de dólares y de pronto me encontré
contigo entre potes de manzana y papeles dispersos, con benito bodoque en flashback.
el gatito mayor no ha muerto.

-aloa, con ese milloncillo me iría a hawai para encontrar chicas exuberantes en medio de
flores tropicales.

-
entretanto podemos ver a don gato, como antes. y luego, sigue soñando.

Etiquetas:


Posteando en el paraíso (imagine)
16.12.07 @ 11:48 a. m.

Algunos postean como dioses de ciudad. Imagine cómo es un dios de ciudad. Imagine cómo es un paraíso transitorio, ubicuo, cual monolito de palabras.



Yo a veces quisiera ser niña nuevamente para escapar de los infiernos, sólo por fragmentos de tiempo. Y estar en otra parte, en otro momento, como un cómic, o definitivamente como un cyborg bienaventurado.








Etiquetas: , ,


Oh sí Coppola: el horror tiene cara
15.12.07 @ 6:49 p. m.

En estos días, el horror ha sido la cara del acusado Fujimori, ex-Presidente del Perú. En el tiempo de lo que él llama Pacificación, las desapariciones, crímenes y desfalcos fueron demasiadas y podrían llamarse daños colaterales si se piensa como un frío mercenario o como un político amoral. Verlo a Fujimori, enfatizando palabra por palabra fue espeluznante y tragicómico.
Después, el horror cercano fue saber cómo murieron siete trabajadores que estaban en un sótano, de pronto sepultados, sin derecho a seguro médico. Pobreza, horror. ¿Te das cuenta como esa palabra: el horror, es abrumadora?
¿Qué pasa? sí, sé que los dramas son cotidianos y que siete muertes no son la única tragedia en el mundo. Con el paso del tiempo, los monstruos de los films, los queridos personajes, las ficciones se comprimen, y aparece el horror. De pronto uno sabe que los espejismos se van, que permanece el horror y que cuando estás mirando a los ojos a una nena que te sonríe y a la que quieres como se quiere a lo que muchos le llaman esperanza, saber que la nena ya no estará cerca, es para ti el horror. De acuerdo Coppola, de acuerdo Marlon, el horror tiene cara.
¿No hay sobre qué dialogar, cierto? no importa. Niet, lo real es que importa en la medida en que la ermita virtual no es una zona de claustro. Se trata de la catarsis y el gesto oscuro, claro, de thanatos y eros en conjunción. Y hay que leer, voy comprendiendo, yo también leo y paso por lugares sin dejar una huella. Al chico del whisky doble le dejaré una, por ese análisis sobre los bebedores de whisky y porque me inquieta no emocionarme con el whisky o últimamente ser indiferente con los licores, sean los que sean. Es el horror filtrándose por los intersticios: escribamos con o sin whisky. El horror pasa, uno queda.





Sábado 15/dic/07.

Etiquetas: , , , , , ,


bibliotecas
11.12.07 @ 5:16 p. m.

mi padre prefería que yo lea en casa, porque antes que él se fuera, yo era pequeña y no había quién me acompañara de regreso a casa, desde la biblioteca que quedaba aproximadamente a doce cuadras de distancia. mi padre me cuidaba como si yo fuera una gema. yo era su gema humana y las gemas están en las bibliotecas.

la primera biblioteca que conocí fue la de mi padre. un profesor de escuela primaria tenía sus textos escolares y había dejado sus libros a sus hijos que no eran mis hermanos. mi padre era sin duda mi verdadero padre, sin haberme concebido con mi madre, que tenía 17 años cuando yo nací y a quien nunca vi. estos datos podría callarlos y no, sería como quitarle el sentido esencial a la bitácora, omitiendo lo crucial. de algún modo aprendí a leer en medio de ausencias que la biblioteca fue relevando: la biblioteca se erigió en lar.

me tocó una primera biblioteca pequeña, así que recurrí a la del colegio. las monjas eran parcas en general. las novicias eran aún alegres. yo quería a sor ana que era bonita como una ilustración de cuento infantil, como la bella durmiente con hábito y despierta,vivaz. entre libros desplegables y llenos de color, encontré a oliver twist. así como nunca me gustaron el gordo y el flaco en las series retro de la tevé, con análoga intensidad amé a oliver twist. él desplazó al rey midas y a blanca nieves. gracias a la biblioteca conocí al niño errante que halló su hogar en un hombre generoso que le quiso como a un hijo. el hombre que acogió a oliver twist tenía una gran biblioteca. así lo vi y supe desde entonces que las bibliotecas son hogares: allí habita la familia que uno soñó.

en realidad no he conocido muchas bibliotecas, mas sí las suficientes. apenas alguna en europa, en la que el deslumbramiento por la belleza de su diseño y ambientación opacó en aquel entonces a los libros. esa evocación me hace pensar que debe existir cierta discreción en la atmósfera de una biblioteca. silencio y una austeridad que no anule la belleza del lugar, así como en el cine hay silencio, en la bilioteca uno lee sin interrumpir a nadie, y cerca de otros lectores, gente como uno, ávidos por leer, con un oculto asombro por los detalles y las revelaciones.

poco a poco fui forjando mi propia biblioteca, pasando por mi época de librera, en la que me desprendí de varios libros, primeramente por elección y en otras circunstancias por premuras, hechos que dolieron y que han quedado como cicatrices que al tocarlas, se notan que están abiertas. uno se enamora de libros y cada ejemplar es único. te detienes, lo reconsideras y te dices que la tragicomedia te está atacando, así que intentas razonar. ser objetivos, oh, sí.
ahora, la biblioteca es para mí un espacio mutante, de alguna manera, se siente algo arrebatado por la virtualidad. texturas, olores, una corporalidad concreta, la belleza tangible, ausentes cuando leo un libro vía virtual. on line y el placer se transmuta.

leí neuromante todo un día cuando a estaba participando en un torneo en brasil. íntegro, el libro se desplegaba página por página en el monitor. fue una experiencia que marcaría mi identidad de cibernauta. la biblioteca estaba en casa, vía ordenador, materializada en una implosión virtual. me levantaba para renovar los mates y abrir bolsas con galletas de coco. neuromante me tomó, allí frente al monitor.

múltiples son ahora las modalidades de lecturas y te dicen que no hay que inquietarse con la popularidad de las lecturas de blogs, mails, webs, videos, etc, etc. lo que sucede es que hay una especie de confianza permisiva en las lecturas circunstanciales, a la par que la velocidad de los actos cotidianos arrastra y torna estrechos los espacios, aunque parece lo contrario.
boomerangs.

el influjo de las ferias de libros subraya el interés por divulgar la lectura de libros que se pueden tocar y llevar como un órgano humano. así también puedes ir con tu laptop y leer la divina comedia de dante y jugadores de don delillo en el asiento de un avión. las lecturas se diversifican como las bibliotecas, como la transformaciones de la materia. todo muta.

algunos optan, prefieren determinadas vías de lectura, otros alternan las que existen. alternar deviene en algo exuberante, porque se dejan las puertas abiertas a distintas percepciones: son viajes, donde la biblioteca es el hogar que se lleva dentro, como distintivo propio y a la vez compartido, aquel extraño cielo que se toma por asalto.






martes 11/dic/07.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,


¿qué haces en un film x?
5.12.07 @ 12:08 p. m.

miras y no miras atrás, revuelves juguetes y zines. tu condición de cyborg muta para ser cyborg de periferia, disidente, errante, locuaz por efecto de cierta alegría que como virus viene de pronto. al estado de la tocata y la sinfonía oculta le das el click a tiempo: escapas. uno siempre está escapando a la manera de un clown en un trapecio. rojo trapecio forever, diría el que fue niño ayer.





miércoles 5/dic/07.

Etiquetas:


al final del almuerzo
3.12.07 @ 3:57 p. m.

en el film x la función continuada intercala seriales distintas. por ejemplo, luego de las avellanas, tom waits, blondie, encurtidos y el jugo de naranja, el niño que en un par de meses ha crecido unos decisivos centímetros dice que va montar su bicla y sus ojos lanzan destellos de cachorro felino. no sé qué puedo decir cuando los catetos trazados en su cuaderno cuadriculado se ven como un mensaje cifrado con raíces cuadradas y divisiones a granel.
no es que sea extremadamente puntillosa, sólo que hay signos tan sutiles que se cruzan con sabores y recuerdos, que podría escribir un alegato a favor de la fugacidad de la palabra desgajada en instantes que no esperan una corregida versión al detalle. la bitácora personal se decanta por este momento explorado equivalente al vuelo de una mariposa que se va a morir allí, sobre la corola de una joven flor.
¿para qué esperar una señal más? aquella que salte por encima de estas coordenadas, sin mail ni saludo. underground con teclas raspadas, monitor con calcamonía de gokú, algún amorr desaparecido, la noticia de un crimen pavoroso, mediático el horror con su video clip y la melancolía reestructurada como mujer con siliconas y spleen artificial.
a mí me gusta la caspa de las estrellas, la crudeza bogadoniana, la zona tomada, la reminiscencia del anís, poca menta y dulce. ácido punkie y melódico el ventarrón.
¿imaginaste que escribiría luego del almuerzo en honor a tu aventurada risa? ¿para qué aguardar? a veces esperar es vano.




lunes3/dic/07.

Etiquetas:



◄ Older & Newer►

contents © http://postdrunk.blogspot.com 2011


entries others